martes, 21 de noviembre de 2017

Eso no es amor | Reseña

¡Hola errantes!

La reseña de hoy va a ser un poco express porque no tengo demasiadas cosas que contar sobre este libro. Me tocó en uno de los sorteos de la ARC y aproveché un viaje de tren para leerlo y quitármelo de encima (sí, así de claro), aunque también tenía cierta curiosidad por saber qué temas trataba.


Continuamente, y casi desde que nacemos, recibimos mensajes sobre el amor que ayudan a crear falsos mitos: que para ser felices tenemos que encontrar nuestra media naranja, que los celos son una muestra de amor… Cuando la realidad choca contra estos falsos mitos se produce una frustración que provoca infelicidad y que, en casos extremos, puede derivar en violencia de género.
En este libro encontrarás una serie de retos que te ayudarán a reflexionar. A descubrir tus propias respuestas. Enfréntate a ellos sin miedo, atrévete a pensar a tu manera. Porque para que la sociedad avance necesitamos jóvenes que se atrevan a abrazar la realidad con toda su complejidad.


Como ya os he dicho, no voy a detenerme demasiado en este libro. Está dirigido a un público básicamente juvenil pero creo que los adultos también podemos sacar alguna que otra conclusión en claro tras leerlo. Trata muchos temas. Muchos. Y la mayoría, no con la suficiente profundidad para mi gusto. 

El libro empieza con algunos consejos y ejercicios para saber cómo somos, cómo nos ven los demás,  sobre la autoestima y la toma de consciencia de los típicos clichés de género que nos encontramos en casi todos los medios hoy en día. También trata un poco el tema de la inclusión en la escuela, se toca por encima el tema del acoso y demás. Luego, pasa a hablar sobre la desigualdad de género y la identidad sexual (tema que no está tan mal tratado). Por último, trata de las relaciones de pareja. Aquí es donde me quito el sombrero porque la autora consiguió que se me encogiera el corazón leyendo su historia. Sin duda, los dos últimos capítulos son los que mejor están. Se nota mucha más seriedad y preocupación por abrir los ojos a los jóvenes sobre lo que no deberían tolerar y los anima a poner ellos mismos unos límites que nadie debería cruzar. 

"Pero no lo olvides: si hay una persona que trata mal, y otra que es maltratada, hay más de veinte alrededor que podríais hacer algo para evitarlo."

Cada capítulo viene acompañado de un montón de retos que nos invita a la introspección y a abrir los ojos al mundo que nos rodea. Os voy a ser sincera: hice los dos primeros y el resto, o les dedicaba un ratito a meditar o simplemente los pasaba de largo. No es por nada, es que me daba un poco de pereza y la mayoría de los temas que trata ya los tengo asimilados. 

"La sociedad nos pone una venda para no identificar al maltratador y luego nos llama tontas por caer en el maltrato."

El estilo de la autora mezcla mucho humor y muy cercano con mensajes bastante directos y, por desgracia, hablando de situaciones que ocurren todos los días. Utiliza referencias que los jóvenes pueden identificar fácilmente e incluso añade algo de su propia cosecha para hacernos ver que no es una situación tan lejana como pensamos.


En definitiva, no está mal. No profundiza todo lo que debería en algunos temas y la mayoría los trata por encima. Si se ha llevado esa tercera estrella es simplemente porque me ha gustado mucho cómo ha unido el tema de las relaciones sexuales con el maltrato y los mitos sobre el amor. No os voy a decir que le deis una oportunidad porque me imagino que habrá otros libros que traten estos temas, juntos o por separados, desde otras perspectivas y con más profundidad. Aun así, creo que es bastante accesible para los jóvenes.

¿Habéis oído hablar de él?
¿Conocéis otros libros que traten estos temas?

Nos leemos en la próxima entrada ^^
¡Un abrazo!

viernes, 17 de noviembre de 2017

Americanah | Reseña

¡Hola errantes!

¿Cómo estáis? Yo feliz de que el frío se esté manteniendo un poquito *-* Me apetecían ya los días de peli/libro/serie y mantita acompañada de una bebida calentita. Además, aprovecho que estoy en casa para disfrutar también de la compañía de mi familia ^^ ¿A vosotros cómo os gusta pasar el invierno?
Bueno, pasando ya a lo que nos toca, la reseña de hoy se ha adelantado :) Como sabéis, formaba parte de una lectura conjunta pero al final he seguido leyendo el libro por mi cuenta porque nadie comentaba y creo que es lo mejor que podría haber hecho ^^ Me hace gracia que, con lo de autores y libros que quiero leer, ya van tres libros de Adichie que leo en menos de medio año, es curioso xD


A mediados de la década de 1990, en una Nigeria militarizada, dos adolescentes, Ifemelu y Obinze, se enamoran apasionadamente. Como muchos de su generación, saben que tendrán que dejar el país. Obinze sueña con vivir en Estados Unidos, pero es Ifemelu quien consigue vivir en Brooklyn e ir a la universidad. Mientras Obinze lucha para reunirse con Ifemelu, ella se encuentra en una América donde nada es como se imaginaba, comenzando por la importancia del color de su piel.

Americanah es una historia de amor a lo largo de tres décadas y tres continentes, la historia de cómo se crea una identidad al margen de los dictados de la sociedad. Fue ganadora del National Book Critics Circle Award en 2014 y seleccionada por los ciudadanos de Nueva York como el libro ganador de la campaña One Book, One New York 2017.


Ifemelu y Obinze han estado enamorados desde siempre. Cuando Ifemelu se muda a Estados Unidos, su vida cambia por completo, tanto que corta el contacto con casi todas las personas que antes eran importantes en su vida. Por su parte, Obinze sabe que Ifemelu no va a volver y que tiene que seguir con su vida. Después de intentar viajar a Estados Unidos y que le denieguen el visado, se le presenta la oportunidad de mudarse a Reino Unido, donde tendrá que luchar por ganarse la vida. Quince años después, Ifemelu está lista para volver a Nigeria, donde le espera un país distinto y un Obinze con una vida entera a sus espaldas.

Al principio, el libro es bastante introductorio y comienza justo antes de que Ifemelu vuelva a Nigeria. Luego, va alternando algunos capítulos que cuentan la historia de Obinze hasta que llega un punto en que comienza a narrar la historia de amor de estos dos personajes desde el principio. A veces, se entrelazan algunos capítulos del "presente" en medio de la narración, pero no se hace nada confuso una vez tenemos ubicados cada personaje. Está escrito en tercera persona. Y hablando de personajes, hay muchísima variedad. A algunos los queremos más... a otros, menos, pero todos tienen algo que aportarle a la trama, aunque sea de manera secundaria. Eso es algo que me ha gustado mucho y que, además, evita que algunos capítulos parezcan de relleno. Creedme, aunque parezca que lo que esté sucediendo en el momento no tenga nada que ver con la trama, en realidad lanza un mensaje bastante claro sobre la situación y las diferencias raciales que se tratan a lo largo del libro.

Antes de seguir contándoos cosillas, quiero detenerme un momento a hablaros de los personajes. Por un lado, Ifemelu suele tener bastante claro lo que quiere, es decidida y no se deja amedrentar tan fácilmente por la identidad americana. Tiene momentos de debilidad, momentos en los que se encierra en sí misma y de los que luego no es capaz de salir (para mi disgusto, me entraban ganas de meterme en el libro y sacudirla. Jolín, que esas cosas no se hacen)  pero también se levanta, lucha por seguir adelante y se niega a intentar parecerse a nadie que no sea ella misma.

"se miró en el espejo, se hundió los dedos en el pelo, denso, esponjoso y magnífico, y no pudo imaginarlo de otra forma. Se enamoró de su pelo, así de sencillo."

En cambio, Obinze sí que tiene una actitud un poco más derrotista. No ha podido alcanzar su sueño, así que se conforma con lo que le viene y poco más, incluso cuando sabe que eso no es lo que quiere y no es lo correcto. Algunas de esas decisiones que toma tienen su fundamento, otras me parece que no tanto. De ahí las consecuencias de sus actos. Como personajes así un poco más secundarios, me gustaron bastante Curt y Dike, el primo de Ifemelu. Y aquí tengo una pequeña queja: con todo lo que se detiene a narrar la autora, no entiendo por qué no ha incluido la razón por la que Dike hace algo que no voy a decir porque sería spoiler. La tía Uju no ha sido de mis personajes favoritos, para qué mentir. Va de una relación tóxica en otra, donde lo que realmente le importa es que el hombre la mantenga. Al menos, me alegra decir que rectifica. Por último, mención especial a Shan, hermana de Blaine. Se lleva el premio al personaje secundario más antipático del libro.

Americanah trata sobre tantísimos temas que no sé ni por donde empezar. Adichie nos presenta el tipo de vida que llevan nuestros personajes en Nigeria y lo compara con el estilo de vida en Estados Unidos e Inglaterra. En ambos países nos topamos con distintas situaciones en las que la raza importa, situaciones tanto de discriminación como de discriminación positiva y cómo los negros no estadounidenses intentan parecerse a los estadounidenses, pasándoles factura muchas veces.  - Aquí hago un pequeño inciso. El tema de la asimilación y la idea preconcebida que tenían los blancos sobre los negros me recordó mucho a la obra de teatro Dutchman, de Amiri Baraka. Si queréis que os hable de ella, dejádmelo en los comentarios para que lo apunte como entrada de reserva. - Lo que más pena me daba al leer el libro es que, hiciesen lo que hiciesen, los siguen considerando el escalafón más bajo de la sociedad. Por desgracia, esto es una realidad. Por eso, me gusta que se hable del tema sin tapujos y con unos buenos fundamentos. Si no se critica la sociedad y no le quitamos la venda de los ojos, ¿cómo va a cambiar? Hasta las entradas de blog de Ifemelu tienen chicha, jaja. Quiero destacar el cambio en la forma de pensar de Ifemelu hacia Obama (parte de la trama coincide con la campaña de Obama para la presidencia). Al principio, ella apoyaba a Hillary Clinton porque le gustaba lo que decía, hasta que leyó un libro sobre la vida de Obama y le gustó lo que vio. Me parece que este es el momento más claro en todo el libro en el que vemos que la protagonista ha asimilado lo que la mayoría de la gente no: que el color de piel no importa, importa quienes somos y lo que hacemos.

El otro tema fundamental del libro es el amor. Vemos relaciones tóxicas, otras que no llevan a ningún lado, amistades que perduran y otras que se rompen con los años. Me gusta que la autora trate el tema de las relaciones sexuales sin tabú y con total naturalidad. Y es curioso, porque es la madre de Obinze quien habla con Ifemelu sobre sexo (¿hay algo más incómodo que hablar de sexo con tu suegra?). También se habla de algunas cuestiones de género, a veces relacionadas con los otros dos temas principales.

Otra cosa que me ha chocado un poco ha sido el estilo. Al principio, me costó centrarme porque no me cuadraba con el tono que utiliza Adichie en sus ensayos. También me di cuenta que algunas expresiones no me encajaban, un laísmo por aquí y otro por allá. Luego, dio la casualidad de que en el máster dimos un tema de interculturalidad y precisamente hablamos sobre que algunos autores hablantes de lenguas minoritarias (en situación de conflicto con lenguas dominantes) juegan con el lenguaje y la gramática a posta. No sé si este es el caso de Americanah, pero quiero creer que sí. También vemos a lo largo del libro varias expresiones en igbo. Algunas, se añade a continuación lo que significan y otras no, cosa que me hubiera gustado aunque solo sea por curiosidad. Por lo demás, la forma de escribir de Adichie sigue siendo muy directa y sencilla. 



En definitiva, es un libro precioso, duro y sincero sobre la identidad personal y los distintos problemas raciales. Se pueden sacar muchísimas cosas en claro del libro, cosas que debemos tener presente para cambiar la sociedad, ya que Adichie nos aporta información de todo tipo desde la primera página hasta la última. Sigo manteniendo que esta autora no decepciona.

¿Lo habéis leído?
¿Conocéis otros libros de Adichie?

Nos leemos en la siguiente entrada ^^
¡Un abrazo!

martes, 14 de noviembre de 2017

El corazón de Kandrakar | Reseña

¡Hola a todos!

¿Qué tal estáis? Yo bastante emocionada (nerviosa y aterrada) por un proyecto que surgió hace un par de semanas y que estoy preparando con mucho cariño. Tengo ganas de contaros de qué se trata pero creo que vais a tener que esperar un poco ;) Al menos, hasta que lo tenga todo listo y más o menos las cosas claras.

La reseña tiene algo de novedoso: es el primer cómic que reseño en el blog y, además, es una relectura, así que os diré las impresiones que me dio cuando lo leí hace por lo menos 10 años y las que me llevé hace dos fines de semana. Y es que, ¿quién no se acuerda de estas brujitas tan simpáticas?


Cuando Will se traslada con su madre a Heatherfield no se imagina lo que le depara el futuro. En esta nueva ciudad, Will conocerá a cuatro chicas y juntas descubrirán que poseen poderes extraordinarios. Con la energía de los cuatro elementos y el Corazón de Kandrakar en su poder tendrán que evitar que la debilitada muralla que separa su mundo del Metamundo se rompa. Para ello, deberán enfrentarse a oscuras criaturas y a un poder absoluto con el que no contaban, el poder absoluto de la luz de Meridian.


La sinopsis recoge bastante bien la trama de esta primera entrega. Will, Irma, Tarannee, Cornelia y Hay-Lin son las nuevas guardianas, cada una maneja un elemento excepto Will que es la que controla el Corazón de Kandrakar. Juntas, deben hacer frente a los peligros que se les pongan por delante además de sobrevivir al instituto. Su amiga, Elyon, las traicionará (no es spoiler, es lógica pura y dura y lo dicen bastante pronto) pero ellas intentarán recuperar su amistad incluso si eso significa ponerse en peligro. Lo que me gusta de las chicas es que cada una tiene su personalidad muy bien marcada y que son muy distintas. Me hacen muchísima gracia los rifirrafes entre Cornelia e Irma y me encanta lo jovial que es Hay-Lin.

Guardo muy buenos recuerdos de estos cómics. No recuerdo cómo llegó a mí el primero, si fue un regalo o si lo compré yo (un aplauso para mi memoria, pero solo uno, a ver si despierta, jajaj), el caso es que me me fascinaron las ilustraciones, la historia y los personajes. Y ahora, que la he leído de mayor, tampoco es que sea tan original quitando la parte de Meridian y demás que sí me gusta. Para empezar, tenemos a la típica chica tímida e insegura que acaba de mudarse, hace amigas y, un buen día, descubren que tienen poderes y que deben proteger Meridian cerrando los portales que se van abriendo por todo el pueblo. Y aquí viene otro cliché: sin haber utilizado nunca sus poderes (excepto en un par de ocasiones en las que estaban bajo presión y los usaron de chiripa), derrotan a los malos en el primer encuentro. En algún punto, sí que se ponen a practicar, pero es cierto que sus poderes son bastante poderosos para el poco tiempo que llevan manejándolos de forma consciente. A parte de esto y acostumbrada a los libros en los que te dan toda clase de detalles, la sucesión de eventos me pareció excesivamente rápida y los diálogos, aunque divertidos en algunos casos, algo sencillos en algunos casos y con alguna que otra errata.



Pero bueno, estas son las impresiones que me llevo después de haberlos tenido en la estantería años y años. Ya hacía unos meses que me había entrado un ataque de nostalgia y me apetecía leerlos hasta que encontré la ocasión perfecta el otro día *momento anécdota*. Llegué del cine tan afectada (en serio, no sé qué me dio ese día que psicológicamente me destrozó la película) y que no quería irme a dormir, así que cogí el cómic y me puse a leer. Necesitaba algo que me hiciera olvidar las dos imágenes que se me habían quedado grabadas y quería algo ligero, que pudiera terminar en un día o dos y que me hiciera sonreír. Y así lo hizo. Dormí estupendamente y me acosté feliz recordando lo bien que lo pasaba leyendo estos cómics y lo mucho que me gustaban estas ilustraciones tan preciosas y de las que todavía me acordaba. ¿Que tiene cosas que las leo ahora y me chirrían un poco? Sí, pero eso no me ha impedido disfrutarlo y seguir con la espinita de no haber seguido con los cómics (no eran rentables por la relación precio-tiempo que me duran xD). Siempre me pareció algo...



Sé que la reseña no me ha quedado muy currada y que tampoco he dado demasiados detalles. Más que nada, quería contaros cómo ha sido mi experiencia de haberlos leído con unas edades tan distintas. La nota no se la he cambiado, por los recuerdos y los buenos momentos.




¿También eráis fans de las WITCH?
¿Cuál era vuestra favorita?

(Las mías eran Irma y Hay-Lin, jaja)

Un abrazo muy fuerte a todos, nos leemos en la próxima entrada ^^